14.02.2018 |

Des-concertado

Los años de nuestra niñez, son aquellos en los que nos formamos tanto académica como moralmente. Es una época de constante aprendizaje en la que aprendemos sobre el mundo que nos rodea y a través de la cual vamos forjando nuestra personalidad y poniendo los cimientos a los hombres y mujeres que seremos el día de mañana. En este aprendizaje, intervienen gran cantidad de personas que van aportando su granito de arena para llenar el vaso de nuestra sapiencia y coser las “hechuras” de nuestra personalidad. Nuestros Padres, nuestros hermanos, nuestros abuelos, nuestros PROFESORES… Hoy, por azares del destino, he tenido la inmensa fortuna de volver a mi colegio. Veinte años después, y de la […]

Compartelo: